AQUÍ Y AHORA



Recomendar este
Sitio Web
Tu Nombre:
Tu E-mail:
Nombre de su Amigo:  
Email de su amigo:  


ACOSO PSICOLÓGICO EN EL TRABAJO: Cómo salir airos@

ALVARO A. PERAZA

 

El acoso moral o psicológico ( mobbing ) es un fenómeno de vieja data; el término fue introducido por primera vez en las ciencias sociales por el médico y etólogo Konrad Lorenz (1933) quien lo utilizó para denominar la conducta de ciertas especies animales en libertad, quienes siendo miembros débiles de la especie propiciaban una coalición para atacar a otro individuo más fuerte del grupo.

Los estudios formales del tema comenzaron a concretarse con resultados sistemáticos de investigación en el siglo pasado, cercano a los años ochenta, gracias a los aportes del psicólogo alemán Heinz Leymann. El logro más significativo de este investigador después de 20 años de experiencia y más de 300 estudios de caso, fue estandarizar el grupo de actitudes y conductas hostiles características por definición temporal como mobbing (se repiten por lo menos una vez a la semana durante al menos seis meses).

Más recientemente el término ha vuelto al tapete gracias a los trabajos realizados por una reconocida psiquiatra, psicoanalista y terapeuta familiar de origen francés, Marie-France Hirigoyen. Resulta interesante destacar que la formación académica de la investigadora incluye estudios tanto en Francia como en Estados Unidos en la especialidad de victimología, (rama de la criminología ha permitido a la autora dar una visión más sistémica al problema del acoso moral u hostigamiento laboral). Uno de sus trabajos publicados en el año 2001 "Malaise dans le travail" ( El Acoso Moral en el Trabajo ), muy pronto se convirtió en un éxito incuestionable al poner de manifiesto una dramática realidad social y laboral que se había mantenido por algunos años en un perfil marginal.

Ahora nos preguntamos ¿Qué fue lo que sucedió? ¿Por qué este fenómeno social con repercusiones públicas y privadas tardó tanto en hacerse evidente? ¿Qué favoreció ese nivel de represión? Es interesante decir que inmediatamente después de publicada la investigación de la autora mencionada, fue abrumadora la ola de testimonios de personas que sufrieron y sufrían las consecuencias del acoso moral dentro y fuera del ambiente laboral. Estas líneas no responderán estas interrogantes más bien quedan para el debate, aunque valdría la pena desempolvar viejos textos de la Psicología del Poder para profundizar un poco más en esta cruda realidad.

Lo cierto es que al hacerse evidente lo que estaba ocurriendo no faltaron datos y nuevos nombres, todos apuntando a una misma dirección: el análisis de las secuelas psíquicas en las personas que han sufrido atentados o agresiones diversas de carácter psicológico en el ambiente laboral, y sobre todo, la manera de afrontar dicha situación. En la investigación que hemos realizado son diversos los títulos asociados al hostigamiento laboral o acoso moral; con fines prácticos solo les proporcionaremos algunos de ellos: mobbing para los ingleses (con significado cercano al acoso colectivo), los norteamericanos lo denominan bullyng, que puede traducirse como intimidación; otras etiquetas van desde psicoterror, pasando por hostigamiento psicológico.

La expresión del acoso u hostigamiento psicológico aún cuando nos señalan una "sutil forma de violencia" que aparentemente no deja "huellas visibles" refleja fielmente lo que está pasando en las estadísticas registradas. Las mismas pueden estar advirtiendo la emergencia epidémica que es evidente: basta señalar que ya existen cifras de más de 16 millones de trabajadores (tan solo en Europa) que han sido víctimas de esta "violencia indirecta" durante este último año, lo que resulta en una media de aproximadamente 11% de los trabajadores de los países que fueron consultados. Otras cifras señalan que 25% de los norteamericanos han experimentado en algún momento de su carrera el acoso laboral .

Lamentablemente, carecemos de datos que nos acerquen a nuestra realidad latinoamericana y en particular la venezolana, sin embargo, nos atrevemos a afirmar que pudiéramos estar compitiendo con los primeros de la lista por incidencia de acoso laboral en las diversas instituciones y organizaciones tanto públicas como privadas. Resalta como un hecho significativo que el mobbing, así como el burn out (síndrome de agotamiento profesional) producen secuelas a nivel físico y emocional que pueden enmarcarse como afección en la esfera mental dentro del rango de enfermedad ocupacional, laboral, de trabajo o profesional, que prevé la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo de Venezuela. Ojala un futuro cercano permita atender este riesgo psicosocial para empezar a legislar en este sentido, aunque luego de una estricta lectura este problema debería considerarse como un riesgo profesional a prevenir y no como un accidente laboral. Consideramos que existe un amplio material y criterios técnicos suficientes para empezar a validar las razones jurisprudenciales del acoso como un riego que puede ser prevenido.

DEL ACOSO SEXUAL AL ACOSO MORAL

En las décadas de los años 70, al 90 el acoso sexual fue la forma más común, evidente, directa, de abuso de autoridad y excesos en el manejo del poder. Su manifestación es diversa en el ámbito laboral, aunque la forma más común de expresión consiste en tener que acceder a las demandas sexuales de una persona en una situación de privilegio y poder, para no exponerse a perder algún beneficio que corresponde por el trabajo desempeñado.

Las consecuencias del acoso sexual exponen a la víctima a secuelas físicas y psíquicas altamente nocivas que merman su integridad personal, social y la productividad de la empresa. La literatura no refleja que este sea un problema superado, en muchos ambientes laborales y académicos se evidencia que aún hoy el acoso sexual es una práctica común. Sin embargo su expresión tiende a ser menos visible pues se han abiertos espacios e iniciativas que reflejan acuerdos y políticas para contrarrestar esta problemática. Capitulo aparte merece la legislación vigente en muchos países que ha permitido prevenir y concientizar a las potenciales víctimas para prevenir esta situación.

¿QUÉ ES EL ACOSO MORAL?

El origen del acoso moral puede considerarse como un conflicto asimétrico, desigual en el manejo de las relaciones interpersonales, donde una persona o un grupo de personas ejercen una violencia psicológica en el ambiente laboral; el afectado es objeto de acoso y ataque sistemático, por medio de una serie de comportamientos y actitudes descritos con exactitud en el Leymann Inventory of Psichological Terrorization (LIPT). Por lo general la víctima percibe e interpreta la intención de los hostigadores como realmente amenazante para su integridad físico-emocional, desencadenando patrones comportamentales característicos que vulneran su capacidad de afrontamiento tanto física como mental. Como resultado último el acosado se ve obligado a abandonar de manera definitiva su puesto de trabajo.

Existe la posibilidad que esta definición ingrese para la vigésima tercera edición del DRAE, bajo la siguiente redacción: "Práctica ejercida en las relaciones personales, especialmente en el ámbito laboral, consistente en un trato vejatorio y descalificador hacia una persona con el fin de desestabilizarla psíquicamente"

Para Hirigoyen se trata de "procedimientos abusivos, palabras o sobreentendidos, gestos y miradas que, por su frecuencia y sistematización, afectan la integridad psíquica o física de una persona"; en fin, son múltiples las definiciones que se han venido dando a este flagelo corporativo, el acoso moral es una expresión sutil, diplomática y sofisticada de "terrorismo emocional", su caracterización más evidente es la siguiente:

*Conducta repetitiva y sistemática de parte de acosador.

*Esta acción persistente en tiempo y espacio, atenta y vulnera la dignidad e integridad física y psicológica de la persona que es víctima del acosador

*El fin último del acosador es lograr la aniquilación psicológica del empleado, destruir al otro, lograr la marginación del entorno laboral y por último su salida de la empresa.

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS Y SUS EFECTOS EN LA SALUD?

El proceso de acoso moral se expresa como una manifestación conductual permanente, de carácter muy sutil y deliberado, que involucra hostilidad, persecución, trato injusto y vejatorio, dobles mensajes, que al final atentan contra la dignidad e integridad mental y física del trabajador. Podemos de esta manera acercarnos a lo que son las reales consecuencias de quien es víctima del acoso psicológico en el campo laboral. Por lo general los síntomas son variables y van desde enfermedades psicosomáticas, estrés, depresión, inclusive el extremo de dificultades emocionales con carácter permanente hasta el suicidio de la victima.

Este ataque circular y reiterativo puede a largo plazo desencadenar una sintomática asociada al estrés postraumático: imágenes de la situación traumática se reexperimentan una y otra vez ( flashback ), dificultad para conciliar o mantener el sueño y respirar, irritabilidad, taquicardia, sensación de ahogo, imposibilidad de concentrarse, respuestas exageradas de sobresalto, pensamientos y sueños de carácter recurrente, reducción del interés de participar en actividades sociales o laborales, aislamiento autoimpuesto, sensación de parálisis, entre otras.

Como podemos observar las consecuencias pueden ser muy dañinas, el desgaste psicológico que logra producir el acosador genera en la víctima una actitud defensiva que acarrea a los ojos de los compañeros de trabajo una sensación de estar ante una persona que está exagerando su situación con el ánimo de llamar la atención o ser tomado en cuenta. El grupo de trabajo por lo general se hace cómplice en el silencio, casi siempre para preservar su puesto de trabajo o bien para evitar ser la próxima víctima.

¿CUÁL ES EL PERFIL DEL ACOSADOR Y DEL ACOSADO?

El a cosador moral u hostigador es una persona de características bien definidas:

*Dotados de una inteligencia por encima del promedio

*Exitosos en su vida profesional, con una agudeza y visión para obtener logros importantes en la empresa o negocio donde se desenvuelve.

*Adaptables socialmente

*Orientados al poder

*No asume la responsabilidad por sus actos: prefiere culpar a otros de las acciones u omisiones para negar su responsabilidad en eventos que pudieran perjudicarlo.

*Perversos-Narcisistas y Manipuladores: son capaces de utilizar a otras personas para sus propios fines, mienten y falsifican testimonios con gran serenidad. Ausencia de escrúpulos, hábiles manipuladores, utilizan el engaño y las promesas como medio de relación para obtener alianzas con los factores asociados al poder, son seductores y encantadores, se muestran generalmente interesados en el bienestar del otro, penetran su círculo íntimo personal para conocer el lado vulnerable de su victima. Megalómanos, disfrutan con el sufrimiento de los demás y para afirmarse tienen que destruir: esto los hace sentir realmente superiores. Pueden en momentos determinados mostrarse tiernos, afectuosos y comprensivos para aparentar empatía y apoyo.

*Buscan conservar el poder y ejercer el control sobre el otro : generalmente busca someter poco a poco a su víctima para mantenerlo a su disposición. Capaces de aplastar a los demás con tal de acceder al poder añorado.

*Conocen la manera de ejercer la violencia perversa: ejercen una influencia exagerada y abusiva sobre el otro sin que éste tenga los medios para reaccionar a tiempo.

*Se comunican por medio de mensajes vagos, imprecisos, de doble nivel, paradójicos: Son precisamente estas técnicas indirectas las que desconciertan al interlocutor y hacen que éste tenga dudas sobre la realidad de lo que acaba de ocurrir, se genera confusión e incertidumbre y la necesidad de "adivinar" lo que el acosador quiere. Utiliza la armadura del sarcasmo para protegerse de lo que más le causa temor: la comunicación congruente y asertiva.

*Experto en provocar rivalidades y celos entre los miembros del grupo: siembra dudas, hace correr falsos rumores para herir a la víctima y colocar a las personas e conflictividad.

Ausencia de interés genuino y de empatía por los demás: como contraparte, desean que los demás se interesen por ellos, le presten atención y satisfagan de manera inmediata todas sus necesidades.

Veamos ahora que define el perfil de la Víctima o Acosado:

* Generalmente personas educadas, éticas, con un adecuado nivel intelectual, con gran sentido de la honestidad y la rectitud: profesionales inteligentes con un gran desarrollo profesional

*En ocasiones pueden tener un nivel de formación profesional superior al de sus acosadores.

*Por lo general orientados al logro y la afiliación

*Autónomos, capaces de seguir sus propios criterios, abiertos, adaptables y seguros de si mismo.

*De acuerdo al nivel o grado de acoso la víctima presenta conductas tales como: Aislamiento, baja autoestima, fragilidad ante el acoso, sumisión, sensibilidad emocional extrema, duda y culpabilidad, parálisis, incapacidad para defenderse y reaccionar, se anula su sentido crítico, se produce confusión e incertidumbre, se muestra ingenu@ y crédul@, confía que el ambiente y comportamiento del acosador mejorarán con el tiempo.

Creemos conveniente resaltar la opinión de Hirigoyen cuando advierte que cualquiera puede ser víctima de un perverso, exime la existencia de un perfil ajustado a las necesidades del acosador, no existen predisponentes, son las mismas circunstancias del ambiente laboral y la perversidad narcisista del hostigador la que finalmente contribuye a alimentar el círculo de víctima y victimario.

¿CÓMO AFRONTAR EL MOBBING Y SALIR AIROSOS?

*Evite victimizarse

*Este atento y enfocado, percátese de los intentos de manipulación por parte del acosador y póngala en evidencia.

*Cuando exista la oportunidad asuma una actitud comunicacional asertiva y hazle frente al acoso

*Entérate del significado del acoso laboral y las consecuencias físicas y emocionales que genera

*Documenta y lleva un registro de las agresiones de las que eres víctima

*Resguarda bajo estricta seguridad materiales y documentos importantes asociados a tu labor y responsabilidad en la empresa

*Evita el aislamiento y procúrate redes de apoyo social

*Las características perversas del acosador son muy difíciles de cambiar, invierte energía en mejorar lo que si está a tu alcance.

*Tu reputación y prestigio profesional tienen un valor muy importante, cuídalo, protégelo buscando referencias y apoyo de tus anteriores empleadores

*El apoyo de profesionales del derecho y de la salud mental pueden ser un aliciente y una oportunidad de guía y respaldo saludable. Son determinantes para acciones futuras.

*Expresa y canaliza tus sentimientos de dolor o rabia en ambientes apropiados, fuera del contexto laboral

*Asume una actitud que desarme al acosador, el humor, la indiferencia ante el ataque en momentos determinados lo dejan fuera de control por algún tiempo

*Establece jornadas o campañas informativas en tu área de influencia laboral para que todo el equipo de trabajo maneje un lenguaje común y conozca las características del fenómeno. Canaliza la problemática como un costo para la empresa, los costos tangibles por ausentismo, necesidad de invertir en la captación, colocación y formación de un nuevo capital humano, así como la inversión en defensa por costos legales y procesales ante demandas por acoso moral muestran un impacto económico relativamente alto. Si aunado a todo lo anterior agregamos la repercusión en los valores intangibles, como reputación de la empresa, sabotaje de los empleados, etc. Estamos seguros que causarán un alerta que evitaría males mayores a futuro.

*Intenta elevarte con el perdón como recurso definitivo y sanador

Consideramos desde esta perspectiva que la mejor decisión que puede asumir la víctima del acosador es cambiar de empresa o empleo, creemos que los riesgos que se corren son muchos y la dignidad e integridad tienen un valor muy alto para soslayarla. Lidiar con el acosador en muchas ocasiones invita a exponerse a nivel de desgaste energético que pudiera más adelante pasar factura e igualmente generar costos emocionales irreversibles.

EJEMPLO DE CASO:

Joven, profesional universitaria, sexo femenino, responsable, asimilada a la identidad cultural corporativa, trayectoria impecable, múltiples reconocimientos recibidos, cumplía funciones asociadas a su cargo de nivel gerencial y tenía la autorización para decidir por el presidente de la empresa en su ausencia, experiencia de más de 15 años en el ámbito manufacturero, con cargo señalado en la gerencia alta, con amplias competencias para evolucionar y acometer transformaciones significativas en la empresa donde laboraba. Integrada al equipo de trabajo, querida y respetada por sus subalternos. Un valor característico: La Honestidad. La llamaremos M.A.F.

A pesar de sus años de servicio en la empresa, a MAF el ambiente laboral en muy corto tiempo le empezó a ser hostil, pesado e incomodo, sin razón aparente su superior y sus iguales jerárquicos la empezaron a excluir de las reuniones laborales sin explicación ni motivo alguno, se le ignoraba, se le asignaban labores no cónsonas con su perfil académico, jerarquía del cargo y experiencia profesional, se le giraban instrucciones para acometer tareas donde lo resaltante era el déficit en los datos para obtener conclusiones sustentables, obvio que se le responsabilizaba solo a ella ante la junta directiva por los errores cometidos. Se le saturaba con otra serie de actividades que por lo general implicaban la necesidad horas extras en su puesto de trabajo o la urgencia de laborar los fines de semana. Las decisiones importantes se tomaban en la reunión del presidente de la empresa junto a su tren gerencial cuando MAF era asignada a realizar tareas fuera del perímetro de la ciudad donde está radicada la empresa. Las pocas veces que podía participar de reuniones de equipo se le ridiculizaban sus intervenciones, se daba a entender que tenía dificultades emocionales, se burlaban de ella caracterizando sus gestos. Ante iguales y subalternos se empezaron a correr rumores que juzgaban su capacidad para el cargo que ejercía, se puso en duda su reputación personal y profesional, se empezaron a correr declaraciones calumniosas. Quienes otrora fueron sus aliados poco a poco comenzaron a alejarse para evitar ser asociados a una persona que a todas luces se buscaba excluir del juego. Se le ofreció un puesto de menor nivel en la estructura jerárquica de la empresa con el ánimo de que pudiera permanecer en la misma y "salvarla de lo que venía". La máxima autoridad de la empresa "aparentaba" apoyarla y entenderla, además de seducirla cuando la ocasión lo ameritaba, como por ejemplo cuando necesitaba presentar estadísticas a los dueños de la empresa que residían fuera del país y cada seis meses se reunían con su tren directivo. Inclusive el Presidente de la empresa en el país incurría en comentarios que descalificaban la actuación del resto de los homólogos de MAF, el fin: procurar "grabar" en cintas magnéticas cualquier comentario que pudiera usarse como último recursos para su salida definitiva de la organización. Los motivos eran elementales MAF ejercía un transparente ejercicio de auditoria en diversas instancias de la empresa que podían en cualquier momento poner en evidencia el trafico de divisas, su traslado a paraísos fiscales y las maneras sutiles de enriquecimiento que acometía en pleno el tren directivo zonal. El resultado: MAF fue cercada de manera más contundente en cada ocasión, no se le permitía que se acercara ni intercambiará información con sus superiores dentro y fuera del país, su equipo de trabajo y toda su tecnología fue intervenida por especialistas de la propia organización, buscando encontrar algún error que pudiera mostrar una razón para despedirla con motivo justificado de la empresa manufacturera. Al no poder conseguir por esta vía un argumento válido, se empezaron a tejer conjeturas de la incapacidad de la persona para ejercer su cargo, se argumentaron razones tales como: agotamiento, estrés, problemas personales, entre otros. Al final un acuerdo tejido entre las máximas autoridades de la empresa se aprovechó un momento de ausencia por permiso de la profesional para recrear un motivo cualquiera para su desvinculación, le ofrecieron comprar el silencio por lo vivenciado durante todo un año, la amenazaron con perjudicarla indicando que sus referencias podían ser manchadas y su reputación profesional perjudicada si no se ajustaba a guardar un estricto secreto por todo lo acontecido y callar los manejos ilícitos que se estaban llevando a cabo.

Las consecuencias: Casi pasado más de dos años MAF, no desea asumir de nuevo un compromiso corporativo, se dedica en la actualidad al trabajo independiente. Su pesadilla de psicoterror aún late en su corazón.

 

Autor: Alvaro A. Peraza
Telfax. 0241- 8234772 / Cel. 0414 - 4224199
E-Mail: alvaroperaza@misionpsique.com
Valencia - Venezuela, Año 2005.
Copyright © 2005 por misionpsique.com




COMENTE ACERCA DE NUESTRO PUBLIREPORTAJE.
Escriba su Nombre y Apellido: 
Escriba su Email: 
COMENTARIO:
 

Si este artículo es de tu interés, por favor atiende esta solicitud:

Estamos convencidos que la información en la red es un bien común, por eso nos da mucho gusto poder compartir este esfuerzo de producción escrita contigo. Si deseas copiar, editar, imprimir, grabar por cualquier medio este artículo tienes nuestra autorización, solo te solicitamos que:

1. Incluyas el nombre del autor y la nota Copyright © 2005 por misionpsique.com

2. Por favor copia el texto íntegro, sin ningún tipo de modificación

3. Nos mantengas informado del medio donde lo vas a utilizar y los fines para lo que se usará. Nos gustaría mucho vernos recorriendo el mundo y colaborando con el crecimiento y bienestar del ser humano. Esta es parte de nuestra contribución.

4. Cuando su uso sea para la World Wide Web , es muy importante para nosotros que cites nuestro Web Site y en lo posible mantengas un hipervínculo con nuestra dirección electrónica.

¡Muchas Gracias!

 



PROXIMO EVENTO

 

Comuníquese con nosotros a través de nuestro Telfax: +58-0241-8234772, Cel: +58-0414 422 41 99 / +58-0414 422 43 71
Todos los Derechos Reservados. Copyright © Mision Psique '2005-2007 / Politicas de Uso.
Diseñado por: Webglobal