AQUÍ Y AHORA



Recomendar este
Sitio Web
Tu Nombre:
Tu E-mail:
Nombre de su Amigo:  
Email de su amigo:  

   “Las enseñanzas de la niñez son como semillas
que dan fruto en la adultez…quedan para toda la vida


“…porque ninguna meta humana se logra en línea recta,
yo les puedo decir que no hay líneas rectas”

“El conocimiento más bello es aquel que
uno no sabe que sabe…creo que la fe es así.”


“El amor solamente se da en la igualdad,
 porque la igualdad es la base de la unión.”


 “Convirtamos a todo el país en un aula grande,
en un templo grande. Hay que aprender a vivi
r.”

Fue muy especial está conversación con Ricardo Bulmez, sus palabras siempre frescas, llenas de ese humor inteligente que solo saben transmitir las personas llenas de una profunda convicción en lo que creen,  son el producto de la “Escuela de la Vida”, la academia de lo cotidiano, extraídas de la profundidad oculta y pocas veces indagada sabiduría popular. La sencillez con la que puede llegar a las personas mueven los cimientos del alma de quienes  lo escuchan  y casi siempre queda con ganas de un poco más de ese hombre convertido a la vocación del sacerdocio. Hoy su verbo cuenta a Misión Psique parte de sus inicios, luchas y conocimientos.

Ricardo Búlmez es un venezolano, nacido en Coro, Estado Falcón. Se formó como Sacerdote Católico y Especialista en Dinámica de Grupos. Reconocido dentro y fuera del país como escritor y conferencista, llevando en su diario trajinar la espontaneidad,  humildad y calidad humana que lo caracterizan, lo que le  permite transmitir en su mensaje todo un arcoiris de enseñanzas cargadas de reflexión, humor, alegría, solidaridad y mucha profundidad. Desde hace más de veinte años CRECE, la institución que Ricardo lideriza con un equipo humano comprometido en lo que hace han traspasado las fronteras del país para hacer de su mensaje un árbol frondoso que sigue repartiendo frutos dulces en Venezuela y el mundo. Así ha dedicado la mayor parte de su vida a sembrar semillas de crecimiento y a preparar personas que continúen con su misión. Es autor de los  libros: "El Arte de Combinar el Sí con el No: Una Opción de Libertad" (Con nueve ediciones)  y  “La Vida es un Paseo”.

Tus orígenes, aprendizaje más importante. Padres, personas significativas,
Que te dejaron?

Yo nací en Coro… para mí todo tiene sentido, “todo es gracia” como decía San Pablo. Nací en una tierra muy pobre por fuera, pero por dentro con una fertilidad, con una capacidad de retener la vida…
El cactus y el cují, fueron el paisaje de mi niñez: ellos pueden resistir años sin recibir lluvia porque el agua la tienen dentro y eso enseña lo importante que es cómo estés por dentro y no por fuera. Ese es un simbolismo espiritual bellísimo.

Fui criado por mis abuelos porque mi madre se separó de mi padre y ella decidió que me quedara con ellos.
Mi abuelo fue una gran enseñanza que plasmo en mi libro en el cuento de El Sombrero. Él era talabartero. Recuerdo que una vez le encargaron hacer una cartuchera de escopeta y se dedicó a hacerla. Cuando la vinieron a buscar, el dueño le preguntó: Cuanto le debo? Y él le respondió. Yo sabía que era poco porque su tío que estaba ahí le dijo: Por qué cobras tan poco si eso vale más? Ese hombre te engañó! Y él le respondió: Mi paga no es esta (el dinero). Esto es para comprar tachuelas, suela, pan… mi paga es que este señor va a ir por toda la tierra coriana y todo el mundo le va a preguntar: Quién te hizo esa cartuchera? Y él responderá: me la hizo Don Tomás Bulmez, porque está bien hecha…Ésa es mi paga.

Las enseñanzas de la niñez
son como semillas que dan fruto en la adultez…
quedan para toda la vida.

Hay una enseñanza que es amar lo que haces…que tu trabajo sea lo que amas. No lo que haces ni lo que ganas. No se trata de ser disciplinado, eso lo hacen las máquinas…

Cómo surgió tu vocación sacerdotal?

No fue nada extraordinario, aunque lo ordinario es lo extraordinario.
Nunca pensé ser cura. Yo iba al seminario pero no a ser sacerdote sino a jugar fútbol. En mi pueblo ese era el único sitio donde se jugaba fútbol. Tenía unos trece años y una vez llego un sacerdote a la escuela a ver quien tenía vocación. Empezó a hablar de si habíamos oído la voz de Dios y yo pensaba: yo no he oído a nadie. Que si veníamos al seminario tendríamos visitas todos los sábados y yo decía pero para qué quiero visitas si estoy bien así, viviendo con mi familia. Que así puedes estudiar, ir a la playa. Yo ya estudiaba y para mí ir a la playa era un fastidio porque mis mayores eran pescadores (si iba a la playa no era a bañarme sino a trabajar, a pelar camarones). Que si así podrás pasear a la montana y yo iba a cada rato a la montana…que así podrás jugar fútbol y ahí sí dije: eso sí es lo que quiero yo…!
Así que cuando me preguntaron yo puse sí a todo. Ha sido el sí más irresponsable de toda mi vida.
Entonces me llamaron, ingresé en el seminario y era inconsciente de todo. Estudiaba, me aburría en la oración, me quedaba dormido en el rosario… pero jugando fútbol nunca me quedé dormido. No pensaba, pero después de unos cuatro años me interesé por algo más que el fútbol, que fue la vocación sacerdotal.

Yo creía que había hecho eso equivocadamente, pero no fue una equivocación: resultó  que Dios me metió un gol a mí.
Ya tengo dieciocho años aquí, he seguido no sin dificultades, porque ninguna meta humana se logra en línea recta, yo les puedo decir que no hay líneas rectas…

Cuando termino la formación sacerdotal, voy a trabajar a la cárcel de Catia y no hallaba qué decirle a los presos, eran muchos conceptos y ninguno mío. Les decía cosas de otros (Aquino, San Buenaventura, Kant)…pero poco a poco ocurre una transformación en mí de bajar un mensaje, de vaciarme, de no tener temor de pasar por tonto o por intelectual sino simplemente bajar, bajar… a ese mensaje sencillo, que simplemente puedas hablar con el otro porque la palabra que más te acerca a la vida ésa  es la auténtica…!

Qué te enseñaron los presos de Venezuela, qué mensaje dejaron en ti?

Uno: La capacidad de paciencia para soportar el dolor, tanto físico como espiritual, dos: entre los presos nunca hay chismes, un preso nunca habla mal de otro porque allí se le va la vida. Tres: la capacidad de rectificar, y Cuatro: nunca sentirse olvidado por Dios.

El conocimiento más bello
 es aquel que uno no sabe que sabe…
creo que la fe es así.

A pesar de todo, ellos confían en Dios. Yo vi esa capacidad, ellos me enseñaron quién soy yo. Eso lo experimento en la confesión, cuando estoy allí y veo venir a alguien pienso: “Ahí viene alguien a recordarme lo que yo soy, lo que pude ser o lo que puedo ser si me descuido”. Cuando un preso me contaba su historia, pensaba que yo mismo habría hecho eso; no había matado a alguien físicamente, pero sí me preguntaba Cuántas ilusiones he matado? Eso lo sufrí igual. No soy corrupto, porque no he tenido la oportunidad de serlo, así que hoy día comprendo al corrupto, no lo condeno: lo que condeno son las acciones.

Todavía no ha nacido un hombre mejor ni peor que otro, hay personas más grandes, otras más pequeñas, con recursos o sin ellos, pero todos somos iguales. El Papa y yo somos iguales, sólo que el está en San Pedro del Vaticano y yo en San Antonio de los Altos.

El amor solamente se da en la igualdad,
 porque la igualdad es la base de la unión.
Si uno se cree superior al otro, no puede haber amor,

 

Las revoluciones no se hacen de afuera para adentro, sino al revés: esos son los grandes cambios y eso depende de cada uno

La universidad, el proyecto educativo en nuestro país esta fracasando. Demasiada inversión para tan poco resultado. Hay más médicos que salud, más abogados que justicia. Mientras no nos encontremos a nosotros mismos, no hay para qué meter estudio. Basta mirar nuestro país: lo único que sobra es dinero

Dónde esta la verdadera riqueza?
La verdadera riqueza…No me he convencido pero ando en eso. Se cuál es el camino pero no lo he recorrido. Yo sé dónde está y es en uno mismo, no fuera.
Hemos perdido el rumbo… Vivimos de modas que nos hunden, el lenguaje, la belleza, en política

Que es el Liderazgo?

Siempre lo digo: Padre y madre son los líderes natos. Dar un hijo al mundo es lo más importante. Un líder es aquel que une… y un padre une.
Creo que el mundo quedo acéfalo después de la muerte del Papa Juan Pablo porque él quería unir a la gente. Yo lo admiro no por ser Papa o por ser católico, sino por su liderazgo. Quiso unir al mundo, no logró hacerlo como tampoco lo hizo Gandhi, pero él iba a a hablar con la gente para unirla no para dividirla.

En Venezuela no hay líderes sino activistas políticos. Este (el actual presidente) es el mejor activista político que ha tenido Venezuela porque desune.

Une tu familia, tus amigos, tu trabajo, tu grupo.

Cuando algunas personas llegan al poder cambian, se olvidan del bien común y salen las miserias humanas, el ansia de poder. Cómo cambiar eso en los gobernantes?

Voy a hacer una comparación que puede no ser gustosa. Pero yo no hablo para gustar, hablo para mover:
Las ratas comen solas. No ven si sus compañeras comen o si mueren de hambre, no les importa. Comen hasta saciarse y después se van. A veces los humanos actuamos así: nos llena el egoísmo, olvidamos el bien común.
Por qué apoyamos un proyecto político? Porque se orienta hacia el bien común. Éticamente se puede apoyar un proyecto cuando su intención es apoyar que el bien común sea para todos. Si veo un gobierno así, tengo la obligación moral de apoyarlo, aunque no me guste el partido o la persona. Pero si al contrario, el gobierno ataca el bien común, entonces mi obligación es dejar de apoyar ese gobierno, aunque yo sea del mismo partido.
Si apoyo un gobierno sin considerar el bien común, sino porque simplemente me está dando de comer, entonces no soy más que una rata. Pero si yo le quito apoyo al gobierno que está haciendo el bien común  solo porque no me da para comer, entonces soy una rata muerta de hambre. Pero si finalmente apoyo un gobierno que ni me da ni me quita, lo que soy es una rata pendeja.

Este ejemplo da mucha tristeza, pero así es como veo al país: divido entre miedosos, interesados y esperanzados. Los miedosos de que les quiten su pan, los interesados porque están comiendo del lado del gobierno y los que están esperando una promesa que nunca llegará, sino puras migajas.

Somos el Estado mas rico del mundo, lo único que sobra en nuestro país es dinero. Pero que hacer con el liderazgo?

Citas muchos ejemplos de animales. Ellos parecen tener un sentido de lo obvio que los humanos no tenemos. Cómo rescatamos ese sentido?

La palabra humano viene de humus, tierra, estiércol. Pero animal viene de ánimas, espiritualidad, modelo de vivienda. Séneca lo decía: si quieres vivir, sigue a los animales. Eso me ayudó. Cuando a mí me gritaban animal me molestaba, ahora me alegro. Ellos no saben de felicidad sino de vida. Pero los hombres son sabemos ni de felicidad ni de vida. Hay hombres y mujeres que se destacan, han aprendido a amar, a ser auténticos.
Recuerdo haber visto en TV una competencia de velocidad de niños con síndrome de Down y uno de ellos en plena carrera, se cayó. Entonces todos se pararon para ver qué le pasaba al compañero, a ayudarlo a levantarse. Finalmente llegaron caminando a la meta y el público ha empezado a aplaudir, se han puesto de pie… y yo a llorar. El comentarista de TV decía que todos llegaron juntos, ni últimos, ni primeros: todos a su velocidad.
Quienes son los minusvalidos?  Los que promovemos la guerra y dividimos el mundo? o esos muchachos que nos dan una lección de cooperación?

Será que no hay esperanza de vivir juntos?

Los antiguos lo dijeron. Ética viene de Ethos morada de animales, donde viven los animales. No donde se pelean sino donde viven. La ética nos está diciendo: no se peleen, vivan como animales. Ellos solo matan por dos cosas: hambre y para defenderse.

Educación

Convirtamos a todo el país en un aula grande, en un templo grande. Hay que aprender a vivir. Como hacerlo: Tenemos que seguir haciendo nuestro trabajo, al lado del corrupto pero no ser corruptos, al lado del pelotón, pero sin ser pelotón, de los drogadictos y alcohólicos, sin serlo. Sin escandalizarnos, saber  que están vigentes las palabras de aquel carpintero: ámense los unos a los otros.
Todos somos uno, busquemos la unidad, lo dijo Einstein: todo somos uno. Hay moléculas que nos unen, la física quántica, lo dice.
Busquemos a los medios para propagar este mensaje... Hay que seguir dando el mensaje. Hay que insistir, luchar. No pelear, luchar. Porque la pelea divide y la lucha une.

Pareciera que la división es interna. Ya no sufrimos el  dolor, no gozamos la alegría.

Como dicen los filósofos: Estamos escindidos y eso nos causa un dolor tremendo. Hemos tenido muchos logros pero pocos éxitos. Al revés de nuestros abuelos. Nosotros tenemos logros relacionados con la comodidad, las cosas, lo académico. Pero el éxito tiene que ver con la tranquilidad espiritual. Nuestros abuelos no tenían muchos logros pero si mucho éxito. No tenían colchón pero tenían sueño, no tenían título pero tenían conocimiento.

Qué le hace falta a la mujer y al hombre de hoy?

Ubicarse, unirse y ser parte de la naturaleza. Hoy no queremos sufrir y por no aceptar el sufrimiento, no salimos de él. Un clavo no saca otro clavo. Dolor es diferente a sufrimiento. Hay que aceptar el dolor porque es amigo, nos avisa que estamos vivos, duele pero no hunde. Cuando el dolor se convierte en sufrimiento, daña. La vida no existe sin cruz, porque solo así después vendrá la resurrección. Cristo murió entre dos crucificados por amor. Todos tenemos una cruz, mira a tu alrededor, tu pareja, tu vecino. Si el sufrimiento es por amor tiene sentido, pero si es por odio, nunca saldremos del sufrimiento. Vamos a unirnos porque todos necesitamos ayuda. Sino, estaremos aislados, viviendo solos, muriendo solos. Por eso Luther King decía o nos salvamos todos como hermanos o nos hundimos todos como idiotas.

Hemos perdido el sentido de la temporalidad…olvidamos que la muerte existe

Hay una frase que sugiero que borremos de nuestro lenguaje: No tengo tiempo. Los únicos que no tienen tiempo son los muertos. Tómate tu tiempo para mirar las flores, el atardecer. Vive: ama a tus hijos, a tu pareja. Pide perdón si ofendiste y si te ofendieron, perdona. Te recuerdo que la vida tiene una única presentación. No hay un regalo más grande que la vida. En ella están incluidos todos los regalos. Día sufrido es día perdido, día botado, día no amado. Cuantos días has vivido realmente? Saca la cuenta y pregúntate cómo decio vivir el resto de mi vida. Y sobre todo: toma decisiones nuevas.

La responsabilidad. Búsqueda de culpables afuera

CRECE tiene la misión de transmitir un mensaje edificante y esperanzador que concientice y motive al ser humano a participar como protagonista en áreas fundamentales de su vida. Somos los protagonistas de nuestras vidas, por tanto soy responsable de todo lo que me pasa. Soy responsable de mi salud, de mis amores y mis odios, fracasos y éxitos, soy el único responsable. No soy responsable de la cara que tengo pero si lo soy de la cara que pongo. Por otro lado es bueno que entendamos que no somos culpables de nada: lo que somos es responsables. Mi vida está en mis manos y mis manos en manos de Dios.

 


PROXIMO EVENTO

 

Comuníquese con nosotros a través de nuestro Telfax: +58-0241-8234772, Cel: +58-0414 422 41 99 / +58-0414 422 43 71
Todos los Derechos Reservados. Copyright © Mision Psique '2005-2007 / Politicas de Uso.
Diseñado por: Webglobal