AQUÍ Y AHORA



Recomendar este
Sitio Web
Tu Nombre:
Tu E-mail:
Nombre de su Amigo:  
Email de su amigo:  


 

AÑO I, N o 4
Año 2005

EL PODER DE LA MUJER: ¿MIITO O REALIDAD? (I)

"Para ver la otra realidad hay que dudar
de la realidad que vemos con los ojos"
Octavio Paz

Empezaremos por una afirmación perogrullesca: Las Mujeres del siglo XXI han copado más espacios sociales y profesionales, superado obstáculos que parecían insalvables hace apenas treinta o cuarenta años atrás, han corrido el velo y desmitificado una participación que la rigidizaba en roles convencionales y estereotipados asignados por la sociedad, que las discriminaba cumpliendo un simple papel secundario dentro de la dinámica productiva.

Estos roles impuestos se asumían como un hecho cultural profundamente arraigado en nuestra sociedad, era lo natural y esperado. Podemos decir entonces en un elemental ambiente de comparación, que en definitiva las evidencias nos están mostrando que se han roto algunas creencias. Ahora bien, podemos preguntarnos: Por estas razones ¿Tiene la mujer del siglo XXI más poder para la toma de decisiones, en sus pautas de acción y en su nivel de influencia al momento de la transformación cultural necesaria y al considerar la paridad posible entre los géneros?

Recordemos que en el año 2000, dentro de los Objetivos de Desarrollo de la ONU para el milenio establecía entre otros la igualdad de género para el acceso a la educación y la autonomía de la mujer, sin lugar a dudas un hecho loable desde cualquier punto de análisis, aún así, es preciso denotar los resultados: Las últimas estimaciones y proyecciones de la UNESCO sobre el Analfabetismos expresan, de acuerdo a los datos presentados que el porcentaje de la población de ambos sexos entre los 15 y 24 años de edad, muestran una relativa equidad en su alfabetización. También en América Latina y el Caribe, se puede señalar una relativa igualdad de género en el acceso a la educación, considerando que existen similar cantidad de niñas y niños matriculados en los niveles de enseñanza primaria y secundaria en diversos países de este continente; de igual forma, con cierta probabilidad podemos indicar una tendencia mayoritaria de más mujeres que hombres en la educación superior. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) por ejemplo, especifica que el 33% de las mujeres con ocupación son profesionales formadas a nivel técnico o superior, en contraste con apenas el 7% de los hombres que se pueden ubicar en esta categoría. Investigaciones recientes dan luces e indican que el 55% de las mujeres representan la fuerza laboral del país, sin embargo pareciera que en la medida que se asciende y se plantea el cielo como limite, a las mujeres comienzan a presentársele, paradójicamente, cielos de gris concreto.

Veamos la razón de estas palabras con datos precisos: al contrastar con la realidad del mercado laboral conseguimos un hecho tangible digno de reflexión: para las personas del sexo femenino las oportunidades laborales reflejan que sus salarios son entre 30 y 40% más bajos que el de las personas del sexo masculino para cumplir igual función y responsabilidad (aunque estén mejor preparadas académicamente). Por otra parte, la tasa de desocupación en las mujeres presenta casi cuatro puntos por encima al contrastar con el desempleo en los hombres. Al estar involucradas en una labor estable y sistemática generalmente les lleva más tiempo acceder a posiciones de gerencia media o alta, adicionalmente, es muy común en nuestro país y en América Latina que las mujeres asuman una doble jornada para poder cumplir con roles asignados profesionalmente y en su hogar: se acepta casi como una obligación que deban compaginar los aspectos profesionales y personales en su dinámica diaria para "cumplir" con su entorno. En fin deben luchar contra estigmas y estereotipos en estructuras rígidas y burocráticas, muchas veces a un nivel de pensamiento lineal y vertical asociado a una concepción de las relaciones basadas en el imperio de la jerarquía, superioridad, dominio y poder.

En la medida que la mujer va escalando en las posiciones de poder y liderazgo pareciera que su mundo se va masculinizando, comienzan a aparecer en los lugares privilegiados de mando y dirección solo figuras del sexo masculino, y esto se expresa tanto en el ámbito del sector privado como en el sector público. En Estado Unidos, por ejemplo, sólo un cuatro por ciento de los máximos ejecutivos son mujeres. En Europa este porcentaje baja hasta tres y en Japón apenas supone el uno por ciento.


Nos queda claro que las mujeres salieron de casa, abrieron las puertas y están mostrando en primer lugar a sí mismas, a su familia y al mundo que sí es posible un balance necesario, equilibrio que sin lugar a dudas pasa por la aceptación y la reconciliación de las diferencias, por asumir responsabilidades compartidas y en definitiva en gerenciar del modo más efectivo posible todos los contextos de desarrollo de cada uno de los géneros.

Es innegable, subsisten aún barreras, producto de años atornillando ideas, creencias, actitudes, comportamientos que formaron murallas invisibles, que se venden como inmodificables, permanentes; más el reto clave de la mujer de nuestra época es seguir mirando de frente, sobreponerse a los limitantes impuestos y autoimpuestos, procurarse de manera proactiva de iniciativas con acciones afirmativas, erradicar las creencias, los mitos. Recordemos nuevamente lo que expresó Octavio Paz "Para ver la otra realidad hay que dudar de la realidad que vemos con los ojos"

Ablandar una cultura basada en la concepción patriarcal de más de tres mil años no es tarea sencilla, estamos llenos de símbolos y de lenguajes que inconscientemente repetimos, perpetuando viejas costumbres. Existen en pleno siglo XXI cavernas donde habitan pensamientos y conductas del paleolítico, ideas y acciones que siguen mirando al pasado. Salir de este lugar oscuro exige una actitud ante el mundo de reconciliación con lo sagrado que habita en cada uno de los géneros, integrar creativamente la reconciliación de las diferencias, es vital estimular no solo interrogantes, en particular es necesario escribir con puntos suspensivos.

La realidad cotidiana está unida al acto dador de vida en cada uno de nuestros procesos y conductas, se afianza la idea de un poder creador y constructor. Creemos que para la Mujer a sumir la necesidad de sanar consigo misma es dar paso a la genuina oportunidad de fortalecerse ante los retos, exigencias y presiones del día a día. Los diversos roles que en los últimos tiempos ha asumido el género femenino, en muchas ocasiones van asociados a costos emocionales muy altos (como el miedo al compromiso y el temor a la soledad). Las paradojas de la experiencia de ser femenino en algunos momentos pudiera generar confusión y hasta parálisis. El reto planteado es lograr un contacto pleno e integral con el significado y experiencia de ser mujer, encontrarse a sí misma es plantearse las respuestas a las verdaderas necesidades, a los propios valores y a la creación de respuestas y acciones responsables más allá de cualquier intento de abuso o presión hacia la minusvalía.

Consideramos que la esencia y la urgencia radica en transformar paradigmas, plantear acciones y alcances creativos e innovadores en nuestra cultura, no podemos aislar lo femenino de la masculino, la mujer del hombre. Son las dos mitades necesarias para la vida . Al final hay que aceptar que la vida es mujer: el potencial proveedor, integrador, cooperador, conservador y sensible está allí, dispuesto al encuentro, no a la explotación.

Un paradigma emergente ha de hacerse presente: las diferencias son vitales, interesantes y permiten muchas preguntas. Quizá la primera puede ser ¿Dónde reside el auténtico poder de la mujer? La respuesta puede parecer simple, estamos convencidos que es precisamente en el hecho de ser mujer , ello requiere una nueva discusión a la que nos aproximaremos en nuestro próximo editorial.

EDITORES

Álvaro Peraza
Mitzy Flores

Editoriales Anteriores

Si este editorial es de tu interés, por favor atiende esta solicitud:

Estamos convencidos que la información en la red es un bien común, por eso nos da mucho gusto poder compartirla contigo. Si deseas copiar, editar, imprimir, grabar por cualquier medio este artículo tienes nuestra autorización, solo te solicitamos que:

1. Incluyas el nombre del autor y la nota
Copyright
© 2005 por misionpsique.com

2. Por favor copia el texto íntegro, sin ningún tipo de modificación

3. Nos mantengas informado del medio donde lo vas a utilizar y los fines para lo que se usará. Nos gustaría mucho vernos recorriendo el mundo y colaborando con el crecimiento y bienestar del ser humano. Esta es parte de nuestra contribución.

4. Cuando su uso sea para la World Wide Web , es muy importante para nosotros que cites nuestro Web Site y en lo posible mantengas un hipervínculo con nuestra dirección electrónica.

¡Muchas Gracias!



PROXIMO EVENTO

 

Comuníquese con nosotros a través de nuestro Telfax: +58-0241-8234772, Cel: +58-0414 422 41 99 / +58-0414 422 43 71
Todos los Derechos Reservados. Copyright © Mision Psique '2005-2007 / Politicas de Uso.
Diseñado por: Webglobal