AQUÍ Y AHORA



Recomendar este
Sitio Web
Tu Nombre:
Tu E-mail:
Nombre de su Amigo:  
Email de su amigo:  

CULTURALDÍA

Los libros del milenio

En estos tiempos se acumulan por todas partes listas que reflejan lo mejor de diferentes disciplinas. En esta ocasión se trata de una selección de los mejores libros del segundo milenio elaborada por el diario "El Mundo".

Libros de autores clásicos y contemporáneos, nacionales e internacionales, todas reunidas en esta colección que te proponemos a continuación.

Cada una de estas joyas literarias está enlazada a una pequeña reseña y resúmen de la obra en cuestión realizado por el propio periódico.

Es una buena ocasión para refrescar nuestra memoria, reforzar nuestra cultura literaria y, sobre todo, de entretenernos con estas cien propuestas.

A

Alas (Clarín), Leopoldo / La Regenta
Amado, Jorge / Gabriela, clavo y canela
Anónimo / Lazarillo de Tormes
Asturias, Miguel Angel / El señor presidente
Austen, Jane / Orgullo y Prejuicio

B

Balzac, Honore de / La comedia humana
Baroja, Pío / Zalacaín el aventurero
Baudelaire, Charles / Las flores del mal
Beckett, Samuel / Esperando a Godot
Böll, Heinrich / El honor perdido de Katharina Blum
Borges, Jorge Luis / El Aleph
Brontë, Emily / Cumbres borrascosas
Burgess, Anthony / La naranja mecánica
Byron, Lord / Don Juan

C

Calderón de la Barca, Pedro / La vida es sueño
Calvino, Italo / Las ciudades invisibles
Camus, Albert / La peste
Capote, Truman / A sangre fría
Caroll, Lewis / Alicia en el país de las maravillas
Cela, Camilo José / La colmena
Cervantes, Miguel de / Don Quijote
Chejov, Anton / La gaviota
Conrad, Joseph / Lord Jim
Cortázar, Julio / Las armas secretas y otros relatos

D

Dante / La divina comedia
Defoe, Daniel / Robinson Crusoe
Delibes, Miguel / Los santos inocentes
Dickens, Charles / Historia de dos ciudades
Dinesen, Isak / Memorias de Africa
Dostoievski, Fiodor / El jugador
Duras, Marguerite / El amante

F

Faulkner, William / Santuario
Fitzgerald, Francis Scott / El gran Gatsby
Flaubert, Gustave / Madame Bovary
Forster, Edward Morgan / Una habitación con vistas

G

García Márquez, Gabriel / Cien años de soledad
García Lorca, Federico / Romancero gitano
Graves, Robert / Dioses y héroes de la antigua Grecia
Greene, Graham / El tercer hombre
Goethe / Fausto
Golding, William/ El señor de las moscas

H

Hammett, Dashiell / El halcón maltés
Hemimgway, Ernest / Adiós a las armas
Hugo, Víctor / Los miserables
Huxley, Aldous / Un mundo feliz

I

Ibsen, Henrik / Casa de muñecas

J

Joyce, James / Ulises

K

Kafka, Franz / El proceso

 

Kipling, Rudyard / Kim

L

Lampedusa, Giuseppe Tomasi di / El Gatopardo
Lawrence, D. Herbert / El amante de lady Chatterley
Lope de Vega, Félix / Fuenteovejuna

M

Machado, Antonio / Campos de Castilla
Mahfuz, Naguib / La batalla de Tebas
Mailer, Norman / Los tipos duros no bailan
Malraux, Andre / La condición humana
Mann, Thomas / La montaña mágica
Maquiavelo, Nicolas / El príncipe
Melville, Herman / Moby Dick
Miller, Arthur / La muerte de un viajante
Miller, Henry / Trópico de Capricornio
Moliere / Tartufo

N

Nabokov, Vladimir / Lolita
Neruda, Pablo / Confieso que he vivido

O

Onetti, Juan Carlos / Juntacadáveres
Orwell, George/ Rebelión en la granja

P

Pirandello, Luigi / Seis personajes en busca de autor
Pla, Josep / El cuaderno gris
Poe, Edgar Allan / Los extraordinarios casos de M. Dupin
Proust, Marcel / Por el camino de Swann

Q

Quevedo, Francisco de / Sueños

R

Rojas, Fernando de / La Celestina

 

Rotterdam, Erasmo de / Elogio de la locura

S

Sábato, Ernesto / El túnel
Saint-Exupery, Antoine / Vuelo nocturno
Salinger, J. D./ El guardián entre el centeno
Saramago, Jose / Ensayo sobre la ceguera
Sartre, Jean Paul / La náusea
Sciascia, Leonardo / Todo modo
Scott, Walter / Ivanhoe
Shakespeare, William / Hamlet
Shakespeare, William / Romeo y Julieta
Shelley, Mary / Frankestein
Steinbeck, John / La perla
Stevenson, Robert Louis / El doctor Jekyll y mister Hyde
Stoker, Bram / Drácula
Swift, Jonathan / Los viajes de Gulliver

T

Tolstoi, Leon / Ana Karenina
Twain, Mark / Aventuras de Tom Sawyer

U

Umbral, Francisco / Mortal y rosa

V

Valery, Paul / El cementerio marino
Valle-Inclán, Ramón María del / Tirano Banderas
Vargas Llosa, Mario / Pantaleón y las visitadoras
Verne, Julio / Viaje al centro de la tierra
Voltaire / Cándido

W

Wells, H. G. / La guerra de los mundos
Whitman, Walt / Hojas de hierba
Wilde, Oscar / El retrato de Dorian Gray
Woolf, Virginia / La señora Dalloway

Y

Yourcenar, Marguerite / Memorias de Adriano

 

Fuente: http://www.ociototal.com/


Amigos, hemos perdido cuatro siglos
Javier Sanpedro

Si la irritación de los filósofos es proporcional a la importancia del asunto irritante, no ha habido una cuestión más crucial para la humanidad en los últimos cuatro siglos que la dicotomía entre naturaleza y crianza. ¿Nacemos o nos hacemos? Desde el siglo XVII, con Descartes a favor de las ideas innatas y John Locke contra ellas, las dos posiciones no han hecho más que polarizarse hasta la incomunicación. La mente humana fue una arcilla moldeable por el entorno durante la mayor parte del siglo XX, pero Chomsky y los suyos han ido ganando adeptos para la causa del innatismo. En las neurociencias hay ahora militantes de ambos bandos, y también en las ciencias de la computación, en la filosofía y en la psicología.

Los datos actuales se pueden aducir para dar la razón a Descartes. Nacemos equipados con una docena de instintos intelectuales. Uno de ellos es el célebre "órgano mental" del lenguaje propuesto por Chomsky, que explica que todos los cachorros de Homo sapiens hablen por los codos sin necesidad de recibir una instrucción formal. Según han podido documentar los científicos cognitivos, también nacemos equipados con una "física intuitiva" (la facultad de clasificar el caos del mundo en objetos, fuerzas y leyes del movimiento), una "biología intuitiva" (por la que atribuimos a los seres vivos una vis oculta que rige su crecimiento y sus intenciones), una "ingeniería intuitiva" (que nos permite dotar de esas mismas intenciones a los objetos inertes), una psicología intuitiva, un navegador para orientarse en el espacio, un sentido numérico y unas nociones automáticas de la probabilidad matemática, la transacción comercial y las operaciones lógicas. Todos estos dispositivos han sido instalados por la evolución, porque han resultado muy útiles en el pasado de la especie. Gol de la naturaleza.

Pero los datos también se pueden usar para dar la razón a Locke. Los sordos de nacimiento utilizan las áreas auditivas del córtex cerebral, que están desocupadas, para procesar información visual. Los ciegos congénitos utilizan su córtex visual para leer braille . En los violinistas, la región del córtex que rige el movimiento de la mano izquierda recluta a la zona adyacente para repartir el exceso de trabajo. Leer y escribir cuesta más que hablar, pero los niños aprenden a hacerlo en cualquier caso, y aquí no hay talento innato que valga: en los 5.000 años transcurridos desde la invención de la escritura, la evolución no ha tenido tiempo de instalar un "órgano de la lectura" en nuestro córtex. Gol de la crianza.

Me temo que hemos perdido cuatro siglos de la manera más tonta, porque este combate no lo va a ganar nadie. No me refiero sólo a que la estructura de la mente humana sea en parte innata y en parte adquirida -que lo es, y este hecho ya debiera bastar para apaciguar a los contendientes-, sino también, o sobre todo, a que la naturaleza y la crianza son en realidad la misma cosa, como verán.

Aprender algo consiste en generar nuevas sinapsis (conexiones entre neuronas), o en reforzar algunas de las viejas. Aprender a leer, por ejemplo, requiere crear una ruta eficaz para conectar el córtex visual con el "órgano mental" del lenguaje, que hasta entonces sólo recibía información auditiva. Pero ese "órgano mental" también consiste en un conjunto de sinapsis eficaces (entre áreas auditivas y sintácticas, por ejemplo). La única diferencia es que muchas de estas sinapsis vienen ya reforzadas de nacimiento. Esto no tiene nada de extraño. Durante el desarrollo del cerebro, unos cuantos centenares de genes dictan qué sinapsis hay que formar, y con qué fuerza. Pero esos mismos genes se reactivan cuando aprendemos algo, precisamente para generar o reforzar las sinapsis más demandadas por la nueva tarea. Así que ya lo ven: la naturaleza y la crianza son exactamente lo mismo.

Pongan una X en la quiniela y pasemos a otra cosa, que 400 años de polémica ya empiezan a aburrir a las ovejas.


Fuente: http://www.elpais.es/


 

 



PROXIMO EVENTO

 

Comuníquese con nosotros a través de nuestro Telfax: +58-0241-8234772, Cel: +58-0414 422 41 99 / +58-0414 422 43 71
Todos los Derechos Reservados. Copyright © Mision Psique '2005-2007 / Politicas de Uso.
Diseñado por: Webglobal